Get Adobe Flash player

Kraftaf

Entre batalla y batalla Kraftaf consigue un hueco para descansar, de repente, cánticos, risas, ¡¡Un mercado medieval!!. Sus músculos se tensan, sus sentidos se agudizan, coge sus cuchillos y sale corriendo a matar. Al llegar se da cuenta que ni sus cuchillos ni su fiero aspecto, logra asustar al más pequeño de los niños.

Kraftaf